Desfibrilador en Comunidades de Vecinos

¿Qué es un desfibrilador de uso público?

Un desfibrilador de uso público es un equipo que diagnostica mediante un electrocardiograma el ritmo cardíaco del corazón con el fin de restablecerlo. Después de haber sufrido una fibrilación ventricular o una taquicardia ventricular es posible restablecer el ritmo cardíaco del corazón a través de una o varias descargas eléctricas.

Estos desfibriladores semiautomáticos (DESA) están instalados en muchos espacios públicos como aeropuertos, ayuntamientos, hoteles, centros deportivos, etc. Este tipo de dispositivos son muy fáciles de utilizar, están pensados para que cualquier persona pueda hacer uso de ellos en caso de emergencia. De hecho, los modelos más actuales incorporan un asistente de voz que indica los pasos a seguir para atender a la víctima, así como conexión automática con los servicios de emergencia.

¿Por qué instalar un desfibrilador en mi Comunidad de Vecinos?

De acuerdo con el registro ‘OHSCAR’, elaborado por el Ministerio de Sanidad, el 60,2% de las paradas cardíacas se producen en el domicilio. Un 77,8% de ellas fueron presenciadas por un familiar o vecino. 

En el momento que se produce una parada cardiorrespiratoria el tiempo de actuación es vital para poder salvar la vida de la víctima, por cada 5 minutos que pasan desde el accidente las posibilidades de supervivencia se reducen un 10%. Por este motivo, contar con un desfibrilador y asistir a la víctima puede marcar la diferencia a la hora de minimizar las secuelas y salvar la vida de la persona.

Si la parada cardíaca se produce en el domicilio podemos solicitar que nos traigan el desfibrilador en pocos minutos, o acudir rápido a por el equipo. Muchos de ellos incluyen en el equipo llamada directa al 112, lo que hace que la asistencia sea más rápida.

¿Cómo puedo instalar un equipo en mi comunidad?

A la hora de instalar un desfibrilador semiautomático debemos entender las normativas que regulan su instalación y mantenimiento en cada comunidad autónoma. En términos generales, su instalación es obligatoria en espacios como gimnasios, instituciones públicas, centros educativos, hoteles y espacios con gran afluencia de público. Aún así, la recomendación de su instalación se extiende a cualquier espacio público o privado, de hecho, en muchos países europeos su instalación en comunidades de vecinos es habitual.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de un dispositivo diseñado para salvar vidas, por lo que su adquisición se debe hacer a través de una empresa profesional que garantice el correcto funcionamiento del equipo.

La normativa marco que regula el uso e instalación de los desfibriladores sobre la que se basan el resto de regulaciones de las diferentes comunidades autónomas, detalla las condiciones de formación y mantenimiento que deben tener los equipos para garantizar su funcionamiento.

La formación sobre cómo actuar frente a una parada cardíaca y el uso del DESA dotará a los vecinos de los conocimientos y confianza necesaria para poder actuar con garantías y seguridad. En las comunidades de vecinos es habitual que esta formación la reciba personal de mantenimiento, guadas de seguridad o porteros.

Precio de instalar un desfibrilador en una comunidad

La instalación de un desfibrilador en una comunidad está al alcance de todos, especialmente cuando hablamos de salvar vidas. Consulta nuestras tarifas en renting con instalación, soporte, formación inicial homologada y mantenimiento del equipo.

También ofrecemos charlas sobre primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar.

Cardioprotege tu comunidad desde 49€/mes

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies.    Más información
Privacidad